La televisión en exceso, una adicción más

Siempre que pensamos en drogas, nos acordamos de ciertos medicamentos (los tranquilizantes), de drogas ilegales (la heroína) y drogas legales (alcohol). Juzgamos a sus consumidores como adictos, como dependientes de sustancias, y, al fin y a la postre, como enfermos, que en realidad es lo que son. A nadie se le ocurre ver un enfermo, […]